Encuentro de partidos comunistas y obreros de estados miembros de la UE
Comunicado de prensa

23 Partidos Comunistas y Obreros de 20 estados miembros de la UE han participado en el encuentro celebrado en Atenas el 14 y 15 de marzo de 2008 con el tema "El nuevo tratado, los acontecimientos en la UE y las luchas populares". Varios partidos que no pudieron acudir enviaron mensajes de apoyo a esta iniciativa.

Encuentro de partidos comunistas y obreros de estados miembros de la UE

Los participantes en el encuentro valoraron positivamente las numerosas iniciativas conjuntas, campañas, acciones y declaraciones del pasado año. Se ha señalado la importancia de multiplicar las iniciativas conjuntas y unitarias, la necesidad de una más estrecha coordinación en los movimientos e instituciones y el estímulo de vías de cooperación y más amplios frentes de lucha, respetando la soberanía de cada partido.

Los participantes intercambiaron puntos de vistas acerca de los resultados del Encuentro de Primavera del Consejo Europeo que preludia una intensificación de la Estrategia de Lisboa. Hicieron referencia a la "Unión Mediterránea", cuyas consecuencias han de ser estudiadas en profundidad.

Se subrayó que el desarrollo de la CEE y, posteriormente, de la UE, es la opción de las principales potencias y del capital monopolista de Europa Occidental. La UE promueve medidas neoliberales a favor de los monopolios y de la concentración y acumulación de capital. La UE no puede representar un verdadero contrapeso a los EEUU en favor del pueblo. Con el Tratado de Reforma, se están dado nuevos pasos hacia la configuración de la UE como un bloque imperialista económico, político y militar que va contra los intereses de los trabajadores y los pueblos. La soberanía y la independencia de los pueblos y los estados están siendo aniquiladas. Los participantes denunciaron con firmeza la adopción del Tratado sin consultar a los pueblos. La secesión unilateral por parte de Kosovo de Serbia fue condenada y se expresó la preocupación por las consecuencias que pueda suponer.

En nombre de la "modernización", de la "competitividad" y la "flexiguridad", y para garantizar los beneficios del capital, se está intensificando el ataque contra los derechos laborales y sindicales. Las inaceptables sentencias en los casos "LAVAL" y "Viking Lines" deben ser fuertemente denunciadas por ir contra el derecho fundamental a la huelga y a las libertades sindicales. Los trabajadores están cada vez más preocupados ante el escenario que se está creando en cuanto a las relaciones laborales, los salarios, las pensiones, la seguridad social y los accidentes laborales; también preocupa que se deje en manos del gran capital la educación, los sistemas de bienestar y sanidad, la intensificación de la explotación, el crecimiento del paro y las cada vez más represivas medidas contra los inmigrantes. El pueblo está alarmado por los ataques contra los pequeños granjeros, los autónomos, los artesanos y los comerciantes en beneficio de los consorcios monopolísticos; por el marcado incremento de las medidas anti-democráticas, el resurgimiento y promoción desde el estado del anticomunismo, del racismo, de la xenofobia. Son especialmente graves las consecuencias de esto para los trabajadores de los países del este europeo que han entrado en la UE.

Los trabajadores expresan su preocupación ante la agresividad de la UE hacia los países del Mediterráneo, de Oriente Medio y de América Latina, ante la imposición de medidas contra los derechos de los trabajadores en los países candidatos a la entrada en la UE, ante la militarización de la UE y su colaboración con la OTAN y los EEUU en las guerras e intervenciones imperialistas, ante la carrera armamentística, el establecimiento del "escudo antimisiles" de EEUU y la vuelta a la posibilidad del ataque nuclear preventivo.

Los acontecimientos en la UE dan la razón a quienes que se opusieron a los Tratados de Maastricht, Niza y Ámsterdam. Quienes que dijeron NO a la Unión Económica y Monetaria, al Tratado de Schengen, a la "Constitución para la UE". Los acontecimientos dan la razón a todos aquellos que hoy siguen luchando contra la Unión Europea del gran capital, un consejo de administración de las grandes potencias neoliberales y militaristas. De esta manera nuestros partidos contribuyeron, y seguirán contribuyendo, al fortalecimiento del desafío popular a la UE, manteniendo viva la esperanza de un futuro diferente.

Hoy día se ha hecho visible que las políticas neoliberales están en punto muerto. No puede haber solución favorable al pueblo sin que se cuestione el Tratado de Maastricht y las "cuatro libertades" que consagra (libre circulación de capital, mercancías, servicios y mano de obra). La socialdemocracia y sus aliados, el "centro-izquierda" también han sido puestos a examen. Los pueblos han acumulado una experiencia importante; se han dado cuenta de que esas fuerzas no representan una alternativa para sus intereses.

Hoy se hace obligatoria la necesidad de una alternativa real de oposición al gran capital y al imperialismo; una alternativa que deje la puerta abierta a la ruptura con el proceso de integración capitalista europea y con una perspectiva socialista. Por medio de las importantes luchas de la clase obrera, la izquierda y las fuerzas progresistas y los movimientos antiimperialistas, aparece con más fuerza la posibilidad de una situación diferente, de una Europa de cooperación equitativa, de progreso económico y social y de paz. Se recalcó que se debería intensificar la lucha en lo siguiente:

Por un NO rotundo al Tratado de Lisboa. Apoyo a la campaña por el NO en Irlanda.

Por el derecho de todo pueblo a decidir con plena soberanía sobre su destino y vía de desarrollo. Este derecho incluye el derecho a la salida de la Unión Económica y Monetaria, de la UE y la OTAN, así como la opción socialista.

Contra la nueva ampliación y la expansión de la OTAN. Por la retirada de todas las bases militares de EEUU y la OTAN y la disolución de la OTAN. Contra el despliegue del "escudo antimisiles" norteamericano, que recuerda la "Guerra Fría".

Contra la Directiva Bolkenstein, la "flexiguridad" y el trabajo y las relaciones laborales precarias. Por la jornada de 35 horas (5 días, 7 horas diarias) e importantes aumentos salariales y de pensiones de acuerdo con las actuales necesidades y la riqueza social acumulada. Contra la lógica de limitar las exigencias de los trabajadores "al mínimo".

Oposición al impulso privatizador en el sector energético, los transportes, las infraestructuras y otros servicios públicos. Por la propiedad y el control popular de los recursos naturales y los sectores estratégicos de sus economías.

Contra la privatización de la seguridad social y por un acceso gratuito a un sistema universal de salud. Por la rebaja de la edad de jubilación y el aumento sustancial de las pensiones. Por el acceso gratuito a una mejor educación pública, contra el proceso de Bolonia y la intrusión del capital en el sistema educativo.

Exigir apoyo a los pequeños y medianos agricultores y a la seguridad alimentaria.

Contra el Euroejército, la Política Exterior y de Seguridad Común y la doctrina de la guerra preventiva. Retirada de todas las tropas que sirven en misiones imperialistas en el extranjero (Irak, Afganistán, los Balcanes, África).

Contra el anticomunismo, las prohibiciones de Partidos Comunistas, las persecuciones y detenciones de comunistas y otros activistas. Protesta contra el revisionismo histórico, la rehabilitación del nazi fascismo, así como la inaceptable situación de los "no ciudadanos" en Letonia, Estonia y Eslovenia.

Oposición a las llamadas medidas "antiterroristas", organismos y mecanismos represivos y de vigilancia, el recorte de derechos democráticos y las limitaciones a las actividades sindicales y políticas. Contra la "Europa Fortaleza" – plenos derechos para los trabajadores inmigrantes.

En defensa de Cuba socialista; por la abolición de la "posición común" sobre Cuba. Solidaridad con los pueblos de Palestina, Venezuela, Bolivia y todos aquellos pueblos en lucha.

Contra los injustos acuerdos de libre comercio que la UE está imponiendo a países de África, el Mediterráneo y América Latina.

Los participantes intercambiaron opiniones sobre las vías para impulsar más las acciones unitarias y la cooperación en los diferentes frentes de lucha y de cara a las elecciones al Parlamento Europeo en 2009.

Atenas, 15 de marzo de 2008

Lista de Participantes
Partido del Trabajo de Bélgica
Partido Comunista de (Gran) Bretaña
Nuevo Partido Comunista de (Gran) Bretaña
Partido Comunista de Bulgaria
Partido de los Comunistas Búlgaros
AKEL - Chipre
Partido Comunista de Bohemia y Moravia
Partido Comunista en Dinamarca
Partido Comunista de Estonia
Partido Comunista de Grecia
Partido Comunista Alemán (DKP)
Partido Comunista de los Trabajadores Húngaros
Partido Comunista de Irlanda
Partido de los Trabajadores de Irlanda
Partido Socialista de Letonia
Partido Comunista de Luxemburgo
Nuevo Partido Comunista de Holanda
Partido Comunista de Polonia
Partido Comunista Portugués
Partido Comunista de Eslovaquia
Partido Comunista de España
Partido Comunista de los Pueblos de España
Partido Comunista de Turquía

Observadores
Polo de Renacimiento Comunista de Francia (PRCF)
Revista "L’Ernesto", Italia

Invitado
Hermes Herrera Hernández, Embajador de Cuba en Grecia

Fuente:Solidnet