Popularidad y controversias en Francia alrededor de Sarkozy
Fausto Triana

Calificado por muchos como "el hiperpresidente" por su intensa actividad, Nicolás Sarkozy cumple hoy 100 días al frente del Palacio del Elíseo con alto índice de popularidad en Francia y controversias alrededor de su figura.

Popularidad y controversias en Francia alrededor de Sarkozy

El líder de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP) cambió sin dudas el ritmo del país y dio golpes de efecto importantes para intentar neutralizar a una oposición dividida, aunque no pudo evitar un crecimiento económico débil.

Con el 61 por ciento de aceptación, cinco puntos menos que el mes anterior, el jefe de Estado de 52 años de edad asumió las riendas del país el pasado 16 de mayo con muchas promesas.

De acuerdo con analistas locales, incluidos dirigentes del Partido Socialista (PS) como Manuel Valls, no puede negarse que Sarkozy puso una dinámica en Francia que rompió con el estilo pausado de su antecesor Jacques Chirac.

No han faltado, empero, los desengaños y tropiezos en su afán de transformar por completo el territorio galo. Instaló un consejo de ministros dirigido por Francois Fillon con personalidades de diversas agrupaciones políticas.

Se lanzó a poner en tela de juicio la jornada de 35 horas semanales y para contrarrestarla propuso los pagos de trabajo extra sin impuestos. Asimismo trata de desmontar el impacto de las huelgas en Francia con los llamados servicios mínimos.

La perspectiva de ofrecer al menos transporte limitado para evitar la parálisis del país en caso de paros enfrente una tenaz resistencia de los sindicatos.

En el plano exterior no perdió tiempo en busca de protagonismo. Reanimó la Constitución de la Unión Europea sobre la base de un "Tratado simplificado" y utilizó a su esposa Cecilia para facilitar la liberación en Libia de las enfermeras y médico búlgaros.

Sus ansías de poder absoluto son evidentes y Sarkozy no parece todavía satisfecho. Tiene al PS, el principal partido opositor, marcado por luchas intestinas y quiere terminar por reducirlo en las elecciones municipales del 2008.

Otros cambios que terminaron por parecer más bien cosméticos, 11 mujeres de 32 miembros del equipo de gobierno, dos de ellas de origen árabe, Rachida Dati (ministra de Justicia) y las funcionarias Fadela Amara y Rama Yade (de ancestros senegaleses).

El primer secretario de los socialistas, Francois Hollande, prevé que la luna de miel de los galos con Sarkozy terminará con un amargo despertar: los ciudadanos recibirán una temible factura a partir de la política económica y fiscal del presidente.

En tal sentido, el incremento económico en Francia fue del 0,3 por ciento en el segundo trimestre, el déficit comercial se hace cada vez mayor y las inversiones no responden a las expectativas.

Se esfuerza por exhibir su confianza e insiste en que su objetivo del 2,25 por ciento para este año es alcanzable. Sin embargo, la mayoría de los economistas vaticina un crecimiento por debajo del dos por ciento, en plena zaga europea.

Vacaciones pagadas por amigos multimillonarios en exclusivos emporios turísticos, su cercanía con el mandatario estadounidense George W. Bush y su postura con respecto a la invasión a Iraq, completan el dudoso perfil del actual inquilino del Elíseo.

pgh ft
París, 23.08.2007
Source: prensa-latina.cu

Date de publication : -0001-11-30