Carolus Wimmer: Campaña mundial contra el escudo espacial
Claudia Milet

Caracas, 06.06.08(Claudia Milet/FDA).- El establecimiento de bases militares norteamericanas alrededor del mundo, así como la generación de nuevos instrumentos bélicos, son el primer paso en la creación del Sistema de Defensa de los Misiles Nucleares - DMN, proyecto a gran escala de complejas implicaciones socio-políticas impulsado por los Estados Unidos de América del Norte, denunció el diputado Carolus Wimmer, vicepresidente del grupo venezolano del Parlamento Latinoamericano, y miembro del recientemente inaugurado Capítulo venezolano de la Liga Internacional para la Defensa de la Dignidad y de la Seguridad Humana, detallando que en varios países del Este de Europa se planea la instalación de bases con el fin de interceptar misiles.

Carolus Wimmer: Campaña mundial contra el escudo espacial

La OTAN y América del Norte, así como sus gobiernos títeres alrededor del mundo, señala Wimmer, están centrados en llevar adelante proyectos que implican un elevado gasto militar, mientras que ya no sólo los países subdesarrollados, sino el mundo entero, enfrenta una grave crisis alimentaria, que pone en riesgo la supervivencia de millones de personas.

Aun cuando la administración Bush presenta el programa como una respuesta defensiva ante la supuesta amenaza nuclear que representan Irán y Corea del Norte, la reacción de Rusia y China ha generado una tensa situación internacional, debido a que en la puesta en marcha de este proyecto, subyace la pretensión hegemónica de América del Norte.

En palabras de Carolus Wimmer, también miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela – PCV, el clamor popular debe elevarse hasta los gobiernos contra esta absurda maquinaria fascista, después de las guerras que se han librado, tras el sufrimiento experimentado por los pueblos, la humanidad ha aprendido que los enfrentamientos violentos sólo conducen a más violencia, la evolución natural de las relaciones entre las diferentes culturas debe buscarse en el diálogo, en la cooperación mutua. Norteamérica pretende, mediante este tipo de proyectos, instaurar una hegemonía geo-política a nivel planetario, pasando por sobre la soberanía popular, perpetuando el modelo conquistador-esclavo, donde una minoría, a través del uso de la fuerza represiva, subyuga y maltrata a una mayoría impotente.

Según lo expresado por Wimmer, a través de la historia los seres humanos han logrado crear grandes maravillas, civilizaciones que han avanzado tanto a nivel material como espiritual, de lo que se desprende que las energías creadoras deben utilizarse para el bien de la humanidad. La destrucción es fácil, lo realmente difícil, radica en la formación de una sociedad mejor, y es en esa dirección hacia donde avanzamos mediante la construcción del socialismo, puntualizó.