Entrevista a Steffen, activista de los movimientos sociales de Alemania
G.A.S

Entrevistamos a Steffen Deniz Post activista de los movimientos sociales pacifistas de Alemania. En el diálogo mantenido con Steffen nos cuenta su percepción no violenta en la participación de los procesos sociales de transformación. En la entrevista nos ofrece unas pinceladas sobre la experiencia del G-8, el movimiento okupa alemán y en general, de los movimientos sociales en Europa del Norte.

Entrevista a Steffen, activista de los movimientos sociales de Alemania

A continuación la entrevista:

GAS: ¿Cómo llegaste a involucrarte en los movientos pacifistas?

Steffen: Bueno, mis primeras experiencias fueron cuando estuve viviendo en México dentro de una familia indigena y tuve la posibilidad de establecer contacto con el Movimiento Zapatista, donde surgieron mis primeras influencias a la hora de visualizar la organización de un movimiento popular. Despues volví a Alemania y objeté del servicio militar, por lo que acabe militando en el MIR (Moviento Internacional para la Reconciliación). Este movimento surgió después de la I Guerra Mundial, cuando unos pastores decidieron organizarse contra la guerra y la violencia social. Fundamentando en el paradigma no violento, tanto estratégicamente como moralmente. Actualmente este organismo articula diferentes movimientos pacifistas de base en todo el mundo.

En este colectivo profundicé a través de mi participación directa, en un sistema de organización horizontal y asambleario. El MIR persigue la transformación social a través de una metodología coherente con sus fines, es decir, los métodos pacifistas de desobediencia civil, donde se da cabida a la implicación heterogénea de los diversos grupos pacifistas (religiosos, no violentos y ciudadanos). Cuando volví a Alemania participé en diversos colectivos de base de forma esporádica: grupos ciudadanos, universitarios, en ATTAC y Amnisitía Internacional, ect, ect.

GAS: ¿Qué perspectiva tienes de la realidad de los movimientos sociales de Alemania?

Steffen: Por una parte la gran mayoría de los movimientos en Alemania están muy institucionalizados y funcionan de una manera jerárquica (sindicatos, Ong´s, partidos políticos, ecologistas, ect..) . Por otro, el eje que centraliza a estos movimientos está focalizado en los foros sociales, el cual se queda estancando en las intervenciones globales y no locales, es decir, existen muy pocos colectivos de base que funcionen en su realidad concreta. No obstante, dentro de Alemania existe un moviento okupa fuerte, anaquista y de base que logra encontrar a través de los centros sociales y culturales a una variedad amplia de diferentes grupos de base (feministas, ecologistas, anifascitas, ect...).

Pero estos movimientos no abrazan de forma explícita la premisa no violenta. Por ejemplo en la cumbre del G-8 hubo un profundo conflicto a la hora de mantener un consenso para adquirir una metodología no violenta en las acciones directas y movilizaciones, lo cual derivó en debates largos y complejos, despues de los enfrentamientos con la policia el 2 junio en Rostock, que aún hoy mantenemos. Un papel importante que juega en Alemania son los medios libres como Indymedia y Radios libres, que trasmiten a través de internet diversos programas y periódicos independientes, dando así un espacio y punto de encuentro a los movimientos sociales. El gran trabajo de estos medios es que consiguen elaborar un diálogo no jerárquico y no violento.

GAS : ¿Por qué abrazas el paradigma no violento?

Steffen: Para mí hay que diferenciar entre razones morales y razones estratégicas. En primer lugar yo, como individuo, soy incapaz de aplicar cualquier tipo de violencia a otra persona. Es decir, mi proyección de la sociedad es un sistema no autoritario y no jerárquico, donde la violencia interpersonal no tiene cabida. Por ello, si quiero trasformar la sociedad para conseguir un sistema organizativo horizontal, en mi metodología, en mi día a día , no voy a aplicar unas maneras autoritarias. uno tiene que ser el cambio que quiera ver en el mundo.
En segundo lugar si analizamos las fuerzas represivas de los estados y los organismo económicos, su capacidad estratégica es mucho mayor que la de cualquier grupo armado, ya que tienen unos recursos más avanzados, numerosos y desarrollados. Por lo que el enfrentamiento violento tiene una posibilidad muy amplia de perder esa lucha. La baza que tenemos como moviento social pacifista, es que no utilizamos el paradigma violento de la sociedad capitalista, si no que nos enfrentamos a él mediante la desobediencia civil, las movilizaciones populares, el diálogo, la no imposición de ninguna idea, la organización asamblearia y horizontal, la acción directa y por supuesto la autogestión. Por ello pienso que al no estar fundamentado en una idiosincrasia autoritaria, tenemos más cabida en la población que otros grupos violentos.

GAS: ¿Qué diferencia existe entre la violencia material y la violencia hacia las personas?

Steffen: Dentro del movimiento pacifista existe un continuo debate sobre este asunto, lo cual ha generado una polémica, ya que no se sabe muy bien donde está la frontera entre aplicar violencia a un objeto o a un ser vivo, y si es coherente dentro del paradigma no violento. Yo creo que es importante fijarse en el efecto social que tiene un acto violento hacia otros actores implicados en una acción. Por ejemplo, la postura que dice que, destruir mobiliario urbano durante una manifestación no afecta a un ser un humano, se olvida de la reacción de la policía a el grueso de los manifestantes. Sin embargo, puede haber situaciones en las cuales la destrucción o manipulación de un objeto es un método de acción que no tiene ningún daño colateral en otros agentes participativos. Por ejemplo, el caso de Itoiz cuando paralizaron las obras de cosntrucción. O la destrucción de las cosechas de las plantaciones transgénicas en Francia o Alemania. Estos dos casos no van a generar la represión directa a otros factores implicados en la misma lucha, si no a aquellos que hayan realizado tal acción son consecuentes con sus actos y no implican a otros, por lo que asumen la responsabilidad de sus acciones.

GAS: ¿Crées que en una situación determinada puedes desarrollar una identidad violenta?

Steffen: Eso es una pregunta que se ponía a los objetores de conciencia en Alemania, y solían responder que: sí claro, en una determinada situación no se puede excluir la aplicación de violencia cuando uno se ve sumergido en una espiral de violencia, en la cual, te ves obligado a defenderte o defender a otros, pero esta acción tiene posteriormente una carga moral que no justifica tal acción. En definitiva, aunque halla situaciones en las cuales actuemos de forma violenta eso no justifica esta metodología como base de una intervención social.

GAS: Actualmente ¿Qué estás haciendo por Andalucía?

Steffen: Bueno, como estoy estudiando la carrera de pegagogía-ciencias políticas e hispánica, estoy realizando unas prácticas en un pequeño colectivo no violento de educadores/as sociales en Jerez de la Frontera, llamado Buenaespina y que trabaja en el barrio Polígono de San Benito. Estaré en Andalucía hasta mediados de Octubre.

Steffen Deniz Post

steffen.post@gmail.com

Source: www.redasociativa.org

Date de publication : -0001-11-30