Europa: Aspectos contemporáneos del militarismo
KKE

Intervención del KKE en la fiesta de Avante

Aspectos contemporáneos del militarismo

Dimitri Kaltsonis
Partido Comunista de Grecia
Septiembre de 2007

¡Queridos amigos, queridos camaradas, os transmito el caluroso saludo de los camaradas del Partido Comunista de Grecia y de Rizospastis, el periódico del Partido, al Festival del Avante!

Europa: Aspectos contemporáneos del militarismo

¡Saludamos a los y las comunistas, a los jóvenes camaradas de la Juventud Comunista de Portugal, a todos los trabajadores portugueses que han llevado a cabo difíciles luchas en todos los frentes, y de la Intersindical, para que las medidas antipopulares de la Unión Europea no se aprueben!

Queridos camaradas, el humo de los grandes incendios que ha ocasionado docenas de muertos y ha eliminado casi 20 millones de hectáreas en el Peloponeso aún no se ha extinguido. Este ejemplo trágico ha demostrado que ni siquiera en este caso el ejército ha sido utilizado para ayudar y participar en la extinción de los fuegos y para ayudar a la población. Al contrario, ¡el gobierno griego se ha apresurado en acusar de los incendios al terrorismo!

Queridos camaradas, en nuestros días, el papel del ejército en la política exterior e interior de los países capitalistas se ha incrementado. Este período histórico se caracteriza por la lucha entre los diferentes centros imperialistas por el reparto de las zonas de influencia económica y política.

En este contexto, el papel de las fuerzas armadas y del militarismo se refuerza. Las fuerzas armadas constituyen el principal mecanismo de los estados y de los órganos imperialistas, tales como los Estados Unidos y la Unión Europea, para someter y explotar a los pueblos. El objetivo es el establecimiento de protectorados y de una nueva forma de colonialismo como en el caso de Afganistán, Irak, Kosovo y Bosnia.

Estas evoluciones explican el proceso de militarización que caracteriza a la Unión Europea.

Un segundo punto muy importante: la intervención del ejército contra el enemigo interior, es decir, contra el pueblo. Por supuesto, esto no es un fenómeno nuevo en nuestra sociedad.

Por ejemplo, en Grecia y, como creo, en todos los países capitalistas, un dispositivo jurídico está siempre listo para permitir la utilización del ejército contra el pueblo.

Recordemos que en mi país, Grecia, tres años después de la caída de la dictadura en 1974, el gobierno del partido de derecha aprobó la ley 566 de 1977 que permite la proclamación del estado de sitio por una simple mayoría parlamentaria del Parlamento Griego. En ese caso, el ejército tiene el poder de detener a posibles sospechosos sin orden de arresto, disolver manifestaciones, encarcelar sin proceso, disolver los sindicatos, prohibir la difusión de periódicos y octavillas, e imponer la deportación de personas consideradas peligrosas por el orden público y la seguridad nacional.

Esta ley sigue en vigor hoy. Afortunadamente, ningún gobierno la ha aplicado ya que el movimiento popular es lo suficientemente fuerte como para no permitirlo.

Por otra parte, el decreto-ley nº 794 de 1971 sobre el derecho de manifestación permite la utilización del ejército para la disolución de una manifestación si la policía no es capaz. Os recuerdo que se trata de un decreto-ley de la época de la dictadura, que va contra el espíritu de la Constitución griega pero que ningún gobierno, de derecha o socialista, ha derogado jamás.

El Partido Socialista en el gobierno en 2003, aprobó la ley nº 3207 que permite al gobierno utilizar al ejército para mantener el orden público durante los Juegos Olímpicos.

De forma general, la noción de "guerra contra el terrorismo" – así es como lo han llamado – ha introducido de manera más abierta al ejército como factor de seguridad interna.

Hay que subrayar que el artículo 43 del proyecto de Constitución europea permite la intervención del ejército incluso en los territorios de los países miembros.

"Artículo I-43

Cláusula de solidaridad

1. … La Unión utiliza todos los instrumentos a su disposición, incluyendo los medios militares puestos a su disposición por los Estados miembros, para:

a) – prevenir la amenaza (aquí se habla de prevención e incluso de amenaza, no de un acto terrorista (nota del autor)) terrorista en el territorio de los Estados miembros;

- proteger a las instituciones democráticas y a la población civil de un eventual ataque terrorista;

- asistir a un Estado miembro en su territorio, a petición de sus autoridades políticas, en el caso de un ataque terrorista…" (¿quiere decir que en el caso anterior el ejército europeo interviene sin solicitud de las autoridades del estado miembro? (nota del autor))

Citemos otros ejemplos:

La preparación de la OTAN para el mantenimiento de la seguridad interna de los países.

El cambio de la doctrina militar (en Grecia, en Alemania, en todos los países europeos) para incorporar la lucha contra el terrorismo y, en consecuencia, el mantenimiento de la seguridad interna, como objetivos del ejército.

El entrenamiento de las fuerzas armadas (en Grecia, en Francia, en Bélgica, en los EEUU) para cumplir las tareas que normalmente cumple la policía.

Ante esta situación, los comunistas griegos no pueden permanecer pasivos. Os aseguramos que vamos a intensificar la lucha contra:

-la nueva doctrina de la OTAN

-la expansión de la OTAN

-el escudo antimisiles

-el ejército europeo, la militarización de la Unión Europea, el proyecto de Constitución Europea.

Por otra parte, continuamos luchando en nuestro país contra la permanencia de bases militares americanas, contra la transformación del ejército griego en un ejército de mercenarios. Al mismo tiempo, estamos en contra de la participación y el envío de tropas armadas griegas a diversas misiones imperialistas.

Si queremos resumir la situación, diríamos que, en conclusión, las clases dirigentes refuerzan su material militar y jurídico para poder confrontar con más vigor con los movimientos populares.

Pero la experiencia de las revoluciones demuestra que las armas pueden estar al servicio del pueblo, al servicio de la libertad, al servicio del socialismo, así como lo demuestra el ejemplo de la revolución portuguesa de 1974, la Gran revolución de Octubre, o la experiencia de Venezuela hoy en día.

Esto quiere decir que nosotros, los partidos comunistas, las fuerzas antiimperialistas, la clase obrera, los pueblos, los intelectuales progresistas, debemos intensificar nuestros esfuerzos, nuestra cooperación y nuestra lucha para estar a la altura de las necesidades de nuestra época en la defensa de las libertades y la paz, contra las guerras imperialistas, ¡por el socialismo!

8/9/2007
Lisboa
Traducido por Astor

Fuente: civilizacionsocialista

Video:Festa do «Avante!» - A Música







Video: Festa do «Avante!» - A «Carvalhesa»






Source: pcp.pt

Date de publication : -0001-11-30