Declaración final del 6º Encuentro de Organizaciones Juveniles Comunistas
CJC

El 6º Encuentro de Organizaciones Juveniles Comunistas, bajo el título de “La necesidad e importancia actual de la Revolución de Octubre en la lucha antiimperialista y la batalla de ideas, por nuestro futuro, el socialismo – organizaciones juveniles comunistas en primera línea de lucha” se celebró el 8 y el 9 de diciembre de 2007 en Estambul con la participación de los CJC (España), COMAC (Bélgica), JCP (Portugal), KNE (Grecia), KSM (República Checa), RKSM-b (Rusia), UJCE (España), YCL (Gran Bretaña), Juventud del TKP (Turquía) y la FMJD como observadora. Esta es la declaración final del encuentro:

Declaración final del 6º Encuentro de Organizaciones Juveniles Comunistas

El siglo XX comenzó con la excitación de la Gran Revolución de Octubre. El poder socialista ser había convertido en la esperanza de los trabajadores y los oprimidos no sólo en Rusia, sino en todo el mundo. La Gran Revolución de Octubre abrió el camino e inició el final de la explotación. Al contrario que los países capitalistas, el socialismo demostró que los trabajadores también podían dirigir el país, y que el sistema basado en la explotación no es irremplazable. El socialismo garantizó el derecho a una sanidad y educación gratuitas, y el pleno empleo bajo el poder estatal de la clase obrera. El socialismo fue el garante de la paz mundial a lo largo de su existencia y demostró su oposición a las ambiciones imperialistas al retirarse de la guerra imperialista en Europa y de la partición del mundo, justo después de la Gran Revolución de Octubre. Durante la II Guerra Mundial, la URSS y el movimiento comunista, antifascista y partisano probaron que eran los únicos que defendían a la humanidad contra los males del fascismo.

Con el reestablecimiento de la balanza de poder en la política mundial tras la II Guerra Mundial, el movimiento comunista alzó la bandera del socialismo contra la agresión del bloque capitalista-imperialista liderado por los EEUU. Las repúblicas socialistas y progresistas populares fueron incluso más allá y debilitaron el absoluto dominio del imperialismo sobre el resto del mundo. También fueron una gran inspiración para los ideales de los trabajadores y especialmente de la juventud de los países capitalistas. Las clases trabajadoras de muchos países capitalistas, especialmente los europeos, se inspiraron en las conquistas sociales y políticas de los países socialistas en su lucha contra la burguesía.

El final del siglo XX no fue tan esperanzador como su comienzo. Junto con la disolución del bloque socialista en los 90, la agresión imperialista ganó fuerza.

Los imperialistas han promovido la aplicación de la reconstrucción capitalista que presupone el derribo de las conquistas populares, privatizaciones y más beneficios para el gran capital. Al mismo tiempo han ido imponiendo los intereses de los monopolios por medio de la competencia entre EEUU, la OTAN, la UE y la creciente Rusia. Junto con estos planes promueven campañas de difamación contra el socialismo entre la gente joven, especialmente en los antiguos países socialistas. El igualitarismo, la conciencia de clase y la solidaridad social fueron sutituidas por la atomización de la sociedad basada en el individualismo, el antagonismo y el fin de las luchas sociales. Se quiso humillar los grandes ideales como la revolución, la igualdad y la libertad.

Para promover su hegemonía política, el imperialismo extiende sus agresiones militares y ha enviado a sus tropas por todo el mundo. Se promueven nuevas guerras, intervenciones imperialistas y ocupaciones, derramamientos de sangre. Se están estimulando los cambios en las fronteras y el desafío a la soberanía de los estados, intentando dividir a los pueblos para que los monopolios controlen las fuentes de energía y la riqueza de los pueblos. La organización terrorista imperialista de la OTAN asumió un papel importante como la fuerza de ataque del imperialismo, primero en las operaciones en los Balcanes dirigiendo la desintegración de los países de la región – donde todos los pueblos habían convivido pacíficamente durante los años del socialismo – y luego en las ocupaciones en Oriente Medio.

Concretamente en Europa, la UE ha promovido y dado fuerza a la destrucción neoliberal que ha agravado las desigualdades. Tuvo el papel de provocador en el inicio de la guerra civil en Yugoslavia y la ocupación imperialista que la siguió. Al asumir un papel importante en la restauración capitalista de los antiguos países socialistas, la UE también ha servido como instrumento para exportar la contrarrevolución y el conflicto entre los pueblos. Ha profundizado aún más en su carácter imperialista con el esfuerzo por imponer el Tratado de Reforma Europeo a los pueblos de los países europeos.

Lo que se ha demostrado es que el capitalismo no quiere y no puede resolver los problemas de la gente y de la juventud. La visión global es extremadamente desmoralizante y la oscuridad sólo puede disiparse con nuevas transformaciones revolucionarias. La agresión imperialista sólo puede ser enfrentada por una lucha decisiva y bien organizada de los trabajadores. Lo que nosotras, organizaciones juveniles, debemos hacer en primer lugar es adoptar una posición decisiva y común con las clases trabajadoras contra el imperialismo.

Nosotras, las organizaciones juveniles comunistas de Europa, junto con las otras organizaciones hermanas del mundo, luchamos contra el imperialismo utilizando la inspiración de la Revolución de Octubre y las experiencias de la construcción del socialismo.

Nosotras, las organizaciones juveniles comunistas de Europa, estamos en primera línea de la lucha en la esfera cultural, ideológica y social. Trataremos de lograr el conocimiento y la riqueza de nuestra cosmovisión, el marxismo-leninismo. Intensificaremos nuestros esfuerzos por dar la batalla de ideas y demostrar la superioridad de nuestras ideas en los centros de trabajo, los teatros y las aulas. Luchamos contra el anticomunismo introducido entre la juventud y dirigido por la ofensiva ideológica imperialista y también contra las tendencias oportunistas que llevan a la pasividad y a la colaboración entre clases.

Expresamos nuestra más profunda solidaridad con el Partido de los Trabajadores Húngaros y con la KSM contra las ofensivas anticomunistas que les afectan. Exigimos aquí en Turquía la inmediata liberación de nuestra camarada, militante del TKP, Kader Sahin.

Nosotras, las organizaciones juveniles comunistas de Europa, sabemos que no estamos solas en nuestra lucha. La resistencia popular contra el imperialismo en diferentes regiones, especialmente en Oriente Medio y América Latina nos da esperanza.

Nosotras, las organizaciones juveniles comunistas de Europa, 90 años después de la Gran Revolución Socialista de Octubre, somos conscientes del hecho de que el socialismo es la única vía para que la clase obrera obtenga la riqueza que ya produce, en un mundo sin explotación y en el que se disfrute de educación, sanidad y seguridad social públicas y gratuitas, por los plenos derechos en la vida.

¡Avancemos en la lucha contra el imperialismo y el capitalismo, por nuevas transformaciones revolucionarias, por la única salida, el socialismo!

Crónica de la estancia en Estambul

6º Encuentro de Organizaciones Juveniles Comunistas Europeas. Estambul, 8-9 de diciembre

Fuente: http://nodo50.org/cjc/?p=906

Date de publication : -0001-11-30